Una explosión sensorial en Ciudad de México

El Museo del Perfume presenta ‘Sinestesia olfativa’, una exposición que convierte el arte contemporáneo en una experiencia inmersiva para los sentidos

42

Se sentirá un poco mareado. Contemplará un perro de cuatro cabezas. Se pondrá un casco de flores para viajar por sus recuerdos. Descubrirá el aroma del dolor, el placer y el amor. El Museo del Perfume ha abierto sus puertas este año en Ciudad de México y se presenta como un espacio único en su tipo en América Latina. Sinestesia olfativa, su primera exposición, traduce el arte contemporáneo a una experiencia sensorial en la que los olores se ven, se saborean y juguetean con las percepciones de los visitantes.

“Mamá, mamá, esta flor me huele a morado”, dice una niña apenas empieza el recorrido. Su madre esboza una pequeña sonrisa, no sabe qué contestarle. La planta sí huele “a morado”, aunque en realidad ese color no huele a nada. Eso es, a grandes rasgos, la sinestesia: experimentar un estímulo propio de un sentido con otro, como escuchar los colores o identificar un sabor al tocar algo. Experimentar y crear con la sinestesia es también un desafío a la forma de entender los sentidos: ver más allá de las imágenes, sentir más allá de lo que condiciona al tacto, oler lo que podemos oír, observar, tocar y degustar.