Los obreros que trabajaban en Notre Dame violaron la prohibición de fumar

Cables prohibidos por la cubierta y errores a la hora de revisar la primera alarma son algunos de los fallos de seguridad revelados por el semanario 'Le Canard Enchaîné'

47

Algunos de los obreros que trabajaban en las obras de renovación de la catedral de Notre Dame fumaban en su puesto de trabajo pese a estar estrictamente prohibido. La información, adelantada este miércoles por Le Canard Enchaîné, ha sido confirmada por la empresa responsable del andamiaje del templo gótico, que sin embargo rechaza que esta fuera la causa del incendio que arrasó la catedral el pasado 15 de abril. El semanario satírico revela en su último número otros fallos de seguridad que podrían haber propiciado el devastador fuego.

“Efectivamente, algunos empleados violaban la prohibición (de fumar) de vez en cuando, y lo lamentamos”, dijo a la Agencia France Presse Marc Eskenazi, portavoz de la empresa Le Bras Frères, la encargada de montar los andamios en el techo de la catedral para las obras de restauración previstas. Según explicó, aunque “estaba prohibido fumar en los andamios”, los obreros contravinieron las indicaciones, ya que era “un poco complicado bajar, porque tomaba tiempo”.