Las corbetas patrulleras rusas del proyecto 22160 suponen una solución innovadora y “genial” porque sus características son comparables a las de los buques de combate litoral estadounidenses con casi la mitad de tamaño y bastante más baratas, opina el portal militar estadounidense The Drive.

“Rusia está construyendo media docena de patrulleros del proyecto 22160”, cuyo “diseño innovador y compacto ofrece muchas capacidades y grandes oportunidades ofensivas, siendo relativamente pequeños”, señala ese medio.

Así, “su concepto es lo suficientemente innovador como para que las armadas occidentales lo estudien como fuente de inspiración para sus futuros buques de combate multifuncionales”, indica esa publicación.

Estas corbetas desplazan unas 1.700 toneladas y están destinadas a defender las aguas costeras. Esos buques emplean la tecnología de reducción de su sección transversal de radar, alcanzan una velocidad de 27 nudos y llevan una amplia gama de armas, desde un cañón de 76 mm hasta ametralladoras pesadas, misiles antiaéreos, lanzadores de bombas y torpedos antisubmarinos.

Las naves, relativamente pequeñas, también cuentan con una pista para helicóptero y un hangar para uno de esos aparatos medianos de usos múltiples ―como el Ka-27/28/29―, circunstancia que aumenta su capacidad de vigilancia, ataque, búsqueda y rescate.

Por si fuera poco, también portan ocho misiles de crucero guiados Kalibr-NK.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here