SAN JOSÉ — Costa Rica optó por la continuidad en la segunda vuelta.

El candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado Quesada, se hizo con la victoria en el balotaje presidencial: con el 90 por ciento de las boletas escrutadas por el órgano electoral de Costa Rica, el exministro de Trabajo sumaba el 60,6 por ciento de los votos frente al 39,4 por ciento para el predicador evangélico y ex-presentador de televisión Fabricio Alvarado Muñoz, de Restauración Nacional.

La campaña estuvo marcada por el debate religioso después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, emitió una opinión consultiva en la que establecía que la nación centroamericana debía reconocer el matrimonio igualitario. Alvarado Muñoz prometió entonces sacar a Costa Rica del tribunal regional, mientras que Alvarado Quesada se pronunció a favor de la corte y de su decisión sobre las bodas para parejas del mismo sexo.

Además de fungir como ministro de Trabajo, Alvarado Quesada también se desempeñó como ministro de Desarrollo Social. A sus 38 años se convertirá en el presidente más joven en la historia costarricense cuando se dé el cambio de poder. Luis Guillermo Solís, que rompió el bipartidismo que había regido en la nación con su elección en 2014, dejaría el cargo el 8 de mayo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here