CIUDAD DE MÉXICO — El expresidente de Guatemala, Álvaro Colom Caballeros fue arrestado el martes junto a Juan Alberto Fuentes Knight, quien se desempeñó como ministro de Finanzas durante su mandato y ahora funge como presidente de Oxfam International. Ambos fueron detenidos en un caso de sobornos que es el más reciente capítulo en el combate a la corrupción en ese país.

La policía arrestó a Colom Caballeros y nueve exintegrantes de su gabinete en allanamientos efectuados por la mañana después de una extensa investigación de fraude que involucra a un nuevo sistema de transporte en la Ciudad de Guatemala.

Colom es el cuarto presidente de Guatemala en enfrentar cargos por corrupción como resultado de investigaciones conducidas por un pánel internacional de fiscales que intentan desmantelar las redes de corrupción y acabar con la impunidad.

Colom y su exministro de Finanzas, Juan Alberto Fuentes Knight, fueron recluidos en las celdas de detención ubicadas en el sótano del principal tribunal de la Ciudad de Guatemala junto al resto de los integrantes de su gabinete. Fuentes Knight es un economista respetado que desde 2015 ha presidido A Oxfam International, una confederación de organizaciones de caridad.

Para nosotros todo fue legal“, dijo Colom, un socialdemócrata que fue presidente de Guatemala desde 2008 hasta 2012. Además señaló que todavía debe informarse sobre los detalles del caso en su contra: “Estoy seguro que no habrá de fondo nada. Esperaremos a ver qué sucede“.

Rafael Espada, quien fue el vicepresidente de Colom, dijo a una estación de radio local que le había advertido al presidente que no le otorgara recursos públicos a una compañía privada, pero el gabinete y el contralor general estaban de acuerdo con el proyecto del autobús.

“Me da mucha pena porque son personas que han hecho cosas buenas (para Guatemala), pero todo aquel que por acción u omisión haya sobrepasado la ley, debe ser responsable de sus actos”, dijo Espada.

El arresto de Fuentes Knight crea un nuevo problema para Oxfam, una organización que ha estado en el ojo del huracán desde que se divulgó que en 2011 algunos de sus trabajadores humanitarios que participaban en las labores de recuperación en Haití contrataron a prostitutas en ese país. El funcionario que para ese momento dirigía Oxfam en Haití también había trabajado en Chad en 2006, cuando sucedió algo similar y ninguna acción fue tomada. El subdirector ejecutivo de Oxfam renunció el lunes.

La directora ejecutiva de Oxfam Winnie Byanyima dijo que Fuentes Knight le informó a la organización que él había “cooperado de lleno con la investigación con la confianza de que él no había transgredido reglas o procedimientos de manera intencional”.

Fuentes Knight dijo que él había advertido que el sistema de buses presentaba algunas “anomalías” y alertó contra transferir más subsidios del gobierno a compañías privadas que operarían el sistema, conocido como el Transurbano.

En la década desde que el gobierno guatemalteco invitó al pánel anticorrupción respaldado por las Naciones Unidas a trabajar en conjunto con la Fiscalía General, una serie de casos de sobornos ha involucrado a las más altas esferas del poder.

El expresidente Alfonso Portillo fue acusado de apropiarse del dinero donado por Taiwán y, aunque fue absuelto en Guatemala, fue extraditado a Estados Unidos donde cumplió una sentencia de cárcel por lavado de dinero. El actual alcalde de la Ciudad de Guatemala, el expresidente Álvaro Arzú, fue acusado en octubre por un caso que involucra contratos con un capitán retirado del ejército que desde la prisión operaba un imperio de negocios ilegales hasta que fue asesinado en 2016.

Arzú está a la espera de un fallo que determinará si su inmunidad para enfrentar a la justicia le será removida. El expresidente Otto Pérez Molina, junto a la mayoría de su gabinete, está acusado en dos extensos casos de corrupción que involucran fraude en aduanas y financiamiento de campañas. Él renunció después de que los primeros cargos causaron que los guatemaltecos realizaran protestas en las calles durante varios meses en 2015.

El actual presidente, Jimmy Morales, enfrentó al encargado de la comisión, Iván Velásquez, por una investigación de fraude en la que el hermano y el hijo del presidente fueron implicados. Morales busca remover a Velásquez, pero sus esfuerzos han sido bloqueados por los tribunales.

Colom había logrado mantenerse por encima de los conflictos al convertirse en un experimentado dirigente que lideraba algunas misiones de observadores que monitorean las elecciones regionales en América Latina. Hace dos semanas, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) designó a Colom como intermediario en la crisis política en Honduras tras las disputadas elecciones en ese país. Entre sus tareas estaba la defensa de la comisión anticorrupción de Honduras —similar a la que existe en Guatemala, aunque con menores poderes—.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here