Aunque más de la mitad de todos los casos de envenenamiento de la sangre son fatales, la condición se puede curar si se detecta temprano. Es por eso que los médicos generalmente comienzan a administrar antibióticos tan pronto como sospechan que hay bacterias dañinas en el torrente sanguíneo.

El uso de estos medicamentos con demasiada frecuencia, sin embargo, puede conducir a la resistencia a los antibióticos. Con eso en mente, un equipo internacional de científicos está desarrollando un método alternativo de purificación de la sangre: consiste en extraer las bacterias con imanes.

El proyecto incluye investigadores de la Universidad de Harvard, junto con el grupo de investigación Empa de Suiza y el Instituto Adolphe Merkle. En un estudio anterior, algunos de los científicos cubrieron diminutas partículas de hierro con anticuerpos que detectan y se unen a bacterias dañinas.

Luego introdujeron una solución de esas partículas en la sangre que contiene tales bacterias, con el resultado de que los microbios se adhieren a las partículas. Cuando la sangre se bombeó posteriormente a través de una máquina de diálisis, los imanes pudieron extraer las partículas cargadas de bacterias, dejando atrás la sangre “limpia”.

Sin embargo, una limitación del proceso radicaba en el hecho de que los anticuerpos solo podían unirse con un único tipo de bacteria a la vez, el tipo dependía del anticuerpo específico que se utilizaba.

Esto significa que en un entorno clínico, los médicos deberían tomarse el tiempo de identificar primero qué tipo de bacteria estaba presente en la sangre del paciente y luego seleccionar el anticuerpo apropiado antes de comenzar el tratamiento. Además, si estuvieran presentes múltiples tipos de bacterias, se requerirían múltiples tratamientos con diferentes anticuerpos. Ahora, sin embargo, un equipo de Harvard liderado por el Dr. Gerald Pier ha creado un anticuerpo que se une simultáneamente con casi todos los tipos de bacterias que se encuentran comúnmente en el envenenamiento de la sangre.

En las pruebas de laboratorio iniciales realizadas en Empa, parece ser “prometedor” … aunque todavía no está listo para su uso en seres humanos.

La preocupación se refiere al hecho de que algunas partículas de hierro pueden permanecer en el torrente sanguíneo del paciente después del tratamiento. Una posible solución, que está siendo desarrollada por un equipo de Empa dirigido por el Dr. Inge Herrmann, podría ser conglomerar las partículas individuales en racimos más grandes, lo que provocaría que se sintieran más atraídos por los imanes.

Sin embargo, las partículas residuales de hierro pueden no ser un problema, ya que las pruebas de laboratorio han demostrado que se descomponen después de cinco días en el torrente sanguíneo.

Fuente: Empa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here