Nikola Tesla dijo una vez … Si supieras la magnificencia de 3, 6 y 9, tendrías una llave para el universo. Nikola Tesla realizó innumerables experimentos misteriosos, pero él era un gran misterio por sí mismo. Casi todas las mentes que pertenecen a los pensadores más importantes de nuestro tiempo estaban llenas de algún tipo de obsesión. Tesla tenía algunos. De hecho, algunos los habrían llamado excentricidades.

Para Tesla, estas eran cosas necesarias. ¿Sabías que Nikola Tesla caminó tres veces una cuadra varias veces antes de entrar a un edificio, limpió sus platos con 18 servilletas, vivió en habitaciones de hotel con un número divisible solo por el número 3. Nikola Tesla hizo cálculos sobre las cosas en su entorno inmediato, solo para asegurarse de que el resultado fuera concebible por 3 y basó sus decisiones en los resultados. Hizo todo en series de 3, y nadie sabía con certeza la misteriosa razón detrás del extraño comportamiento de Tesla. Tesla fue único.

En numerosas ocasiones Tesla describió experimentar intensos destellos de luz, que fueron seguidos por momentos de intensa creatividad y claridad. Algo así como el universo entero se abrió frente a él. Tesla afirmó haber tenido la capacidad de imaginar y percibir su invención en su mente durante los llamados “momentos de claridad” casi en un detalle holográfico. Tesla también sostuvo que tenía la capacidad de girar sus visiones, desmontarlas pieza por pieza para que supiera exactamente cómo se vería una invención, hasta el más mínimo detalle, basándose en sus increíbles visiones. Además, Nikola Tesla también calculó los puntos nodales de nuestro planeta, y como probablemente podrías adivinar, probablemente estaban profundamente relacionados con los números tres, seis y nueve.

Tesla afirmó que estos números eran de gran importancia para todos, y no solo para él. Nikola Tesla era un hombre profundamente obsesionado con los números 3, 6 y 9. A diferencia de muchos, Telsa entendió un hecho fundamental, desconocido para otros, que es el lenguaje universal de las matemáticas; que al final es una ciencia descubierta por el hombre, no inventada por él. Telsa fue mucho más allá de las matemáticas. Visualizó patrones numéricos que existen en el universo, como la formación de estrellas, el desarrollo de células embrionarias y muchos otros detalles alucinantes que algunos llaman

“El plan de Dios” o “El anteproyecto de Dios”.

Tesla sabía que había un sistema fundamental al que la naturaleza parecía responder: “Los poderes del sistema binario”, donde el modelo comienza desde uno y continúa en cifras dobles. Por lo tanto, las células y los embriones se desarrollan en el siguiente patrón: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc. Pero parece que lo que Tesla sabía y soñaba era algo más que la visión de un hombre común. Marko Rodin descubrió que dentro del vórtice Matemáticas (la ciencia de la anatomía del toro) es un patrón repetitivo: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, y así sucesivamente hasta el infinito.

Aquí, los números 3, 6 y 9 no existen y, según Rodin, esto se debe a que estos números representan un vector que pertenece a la tercera y a la cuarta dimensión, que se llama el “campo de flujo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here